La Bayamesa

Mambisa y Rebelde, heredera de la MUJER BAYAMESA que marcó la historia de Cuba

El entretenimiento de los cursos de periodismo independiente en la SINA.

mercenarios-cubanos-en-la-sina2Para cualquiera está claro que las acciones del Gobierno yanqui por tratar de desacreditar los logros de la Revolución Cubana, sus dirigentes y estructuras de gobierno, es la cara pública de un plan elaborado, no solo para retomar el control del país que perdieron en 1959, sino tratar demostrar la inviabilidad del socialismo.

Con el propósito de lograrlo, no se esconden en las sombras. En sus sitios de gobierno publican las finanzas destinadas a sus agencias para sufragar los gastos de sus mercenarios en Cuba, las campañas mediáticas, el uso de emisoras estatales y de tecnología de punta, el favorecimiento por encima de otras nacionalidades para quien abandone la isla, priorizando a quienes integran los sectores que representan los principales logros del país; en tanto sus aliados apenas mencionan el asunto porque más tarde tendrán que votar sin tapujos y con el mayor cinismo, favor de condenar a La Habana como violadora de los derechos humanos.

La otra parte de la guerra, la económica, la que trata de ahogar por hambre y necesidades a todo un pueblo, es a la que destinan mayores recursos del presupuesto asignado, esperando con ello que el pueblo cubano se rebele contra su propia obra; ella incluye la macabra y silenciosa guerra biológica, dirigida a las personas, plantas y animales. La inmensa mayoría de sus aliados votan en contra de esa política, pero trasladan el mensaje de “renuncia al régimen social que defiendes y sométete”.

Todo está enfocado en derrumbar ideas que contravengan la supremacía del régimen capitalista. Tienen que ganar tiempo y terreno, para tratar de revertir los síntomas de ingobernabilidad que desde años afloran en las economías basadas en el neoliberalismo. Para eso está Barack Obama: es su mejor cara.

Cuando G.W. Bush dijo de llevaría la guerra a cualquier “oscuro rincón” para justificar una (aparente) guerra contra el terrorismo (ya no había campo socialista al que culpar y enfrentarse), para todos quedó claro que en ese saco estaba Cuba. No fue nada nuevo. El gobierno yanqui tiene su “lista de terroristas” que maneja basada en principios ideológicos a su conveniencia (por supuesto ellos no aparecen), sin embargo la Isla siempre ha estado incluida.

Ya en el gobierno del señor Bush se tenían previstos los nuevos escenarios de la guerra sucia, en los cuales jugarían un rol fundamental las nuevas tecnologías de las infocomunicaciones y las campañas mediáticas de mentiras, con el fin de crear crisis de ingobernabilidad, los que ya fueron ensayados en el medio oriente. El mismo plan pero diseñado contra Cuba está ejecutándose.

La invasión militar (Playa Girón) y las bandas de asesinos en las montañas de Cuba, ya no aparecen entre las primeras opciones. La imagen de la Revolución ante los pueblos del mundo, la organización y unidad de su pueblo no aconsejan una nueva aventura como esa.

Los yanquis están eufóricos con los resultados del plan en África y el Medio Oriente; la elección actual es de combinar el cibermercenarismo, ensalzar la campaña de mentiras y la guerra económica y biológica; tratar de subvertir el orden e impedir por cualquier medio que se consolide el proceso que actualmente enruta el desarrollo económico y social del país, crear una imagen de una aparente crisis de ingobernabilidad en Cuba e intervenir en una maniobra “militar-humanitaria” con el acompañamiento de aliados, es ahora la finalidad que se intenta alcanzar.

El ofrecer “gratuitamente”, en su cuartel de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA), cursos de “periodismo independiente” y abastecer con medios y dinero a su tropa de mercenarios, forma parte de ello. Recientemente el periodista norteamericano Tracey Eaton, se refirió a ellos y al nuevo contratista destinado por el gobierno estadounidense, el ex-miembro de la CIA, Dan Gabriel, quien contratará, dirigirá y pagará a un selecto grupito de integrantes del “cuerpo de periodistas independientes” que están siendo entrenados.

Llama la atención que Gabriel (que no es ningún ángel y sí un especialista en el uso de las redes sociales en la guerra y el conflicto político), lo envíen “a contratar un equipo de periodistas “independientes” cubanos, quienes no podrán estar afiliados de ninguna manera con el Gobierno o el Partido Comunista cubanos.

Por lo que entiendo “los independientes” no deben pertenecer a ninguna organización cubana, algo difícil de entender en un país como Cuba, donde a nivel de cuadra los vecinos eligen a sus representantes al Gobierno, y más del 90% lo hizo recientemente.

¿A quién se quiere entonces como “corresponsal” en la Perla del Caribe, del gobierno que pretende destruir la obra de más de 50 años de este pueblo, y que ha pretendido aniquilarlo por hambre y enfermedades? ¿Tendrán en cuenta para ello a las leyes cubanas?

Ante cualquier intento como siempre, Venceremos.

Anuncios

Archivado en: Cuba, , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tuitea conmigo @labayamesacuba

Galería de Imágenes

A %d blogueros les gusta esto: