La Bayamesa

Mambisa y Rebelde, heredera de la MUJER BAYAMESA que marcó la historia de Cuba

Otras lecturas sobre las elecciones en Estados Unidos

Trump Ap images

Tomado de Cubadebate

El sonado triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales estadounidenses del pasado 8 de noviembre sigue generando titulares y análisis que colman la mayor parte de la prensa internacional. En Cubadebate compartimos importantes reflexiones de Ignacio Ramonet, Atilio Borón y Rosa Miriam Elizalde que les recomiendo.

Pero -más allá de las causas probables del inesperado final y del batacazo que le dio Trump a la aristocracia política (primero los Bush y después los Clinton), los grandes poderes financieros y los medios de comunicación tradicionales-,  los diversos datos que van saliendo a la luz permiten varias lecturas sobre el resultado electoral, el sistema político y la democracia en Estados Unidos.

Aquí van algunos apuntes:

  • El verdadero sujeto de la elección en EE.UU no son los ciudadanos

Se cifró en 227 millones 19 mil 486 ciudadanos los estadounidense en edad de votar. Sin embargo, según el Pew Research Center, unos 51 millones de ciudadanos con derecho al voto (24% del total) no se registraron para ejercerlo. A muchos no les interesaba el proceso electoral, o les resultaba engorrosa la inscripción o, simplemente, no creen que su voto vaya a influir en los rumbos del país. Según el PRC el sistema de registro es “poco preciso, caro e ineficiente”.

Como señaló en un artículo muy releído en estos días el cineasta Michael Moore “La gente tiene que salir de casa y esperar una cola para votar. Y, si viven en barrios pobres, con mayoría de negros o de hispanos, no solo tendrán que hacer una cola más larga, sino que se hará todo lo posible para evitar que vayan a votar.”

Otros 24 millones de personas fueron vetados de su derecho electoral o su registro fue invalidado por “errores significativos”; lo que equivale a uno de cada ocho votantes.

En las elecciones de 2012 votaron 129 millones de estadounidenses. Cuatro años después se contabilizaron unos 126 millones de sufragios, faltando aún unos pocos por contar.

Ya lo dijo Mark Twain con su refinado sarcasmo:”si los votos cambiaran algo, no nos dejarían votar”

  • Una democracia donde puede ganar el que pierde

Donald Trump asumirá como el 45to Presidente de los Estados Unidos el venidero 20 de enero de 2017. Pero él no fue el más votado en los comicios del 8 de noviembre. Hillary Clinton obtuvo casi 390 mil votos más que el mandatario electo (hasta este minuto le conceden 60,458,647 sufragios frente a los 60,068,599 que acumula Trump).

Es la quinta vez en la historia electoral estadounidense que esto sucede; es la segunda ocasión en 16 años (recordar la contienda Gore-W. Bush en el 2000). Es el resultado del método indirecto de elección en el que deciden los llamados votos electorales y no el voto popular.

En el país que blazona de ser “la mayor democracia del mundo” volverá a mandar el candidato menos votado y que sólo tiene el respaldo efectivo del 27% de todos los estadounidense en edad de elegir.

votos elecciones eeuu 1 am del 11

  • EE.UU sigue siendo el país del poder WASP (Blanco, Anglosajón y Protestante)

El 70% de los votantes este martes electoral eran blancos. De ellos, el 58% votó por Donald Trump.

Ocho de cada diez blancos evangélicos votaron por Trump, mientras la Clinton sólo captó el 16%, de acuerdo con el Pew Research Center.

Ni el voto latino ni el voto negro lograron que Hillary ganara los estados decisivos.

  • El machismo primitivo signa a grandes segmentos de la sociedad estadounidense.

Trump conquistó el 53% del voto masculino en todo el país; algo previsible.

Lo sorprendente es que, pese a los escándalos con varias féminas y sus declaraciones vulgares sobe las mujeres, se llevó el 42% del voto femenino; apenas ligeramente inferior a los resultados de los dos últimos candidatos republicanos: John MacCain (45% en 2008) y Mitt Romney (44% en 2012).

  • El efecto ganador del voto de origen cubano es un mito

Aunque ganó la Florida, Donald Trump cosechó uno de los peores resultados de un candidato republicano entre los votantes de origen cubano desde 1959; sólo superado quizá por el perfomance de Mitt Romney en la contienda del 2012.

Una encuesta a boca de urna de Latino Decision le otorga a Trump el 52% del voto cubanoamericano contra 47% por Clinton.

Para que se tenga una idea, George W. Bush conquistó en el 2000 el 80% del voto cubanoamericano.

En el Condado de Miami-Dade, otrora bastión anticubano y plaza fuerte republicana, Hillary casi dobló en votos a Donald Trump: 623 006 contra 333 6666. Ello confirma el cambio de opinión creciente en esa comunidad, sabiendo además que estos números no incluyen a miles de cubanos llegados en las últimas décadas que no tienen derecho electoral o no son ciudadanos norteamericanos.

  • Las redes sociales implantan, via Trump, un mayor y mas poderoso medio de campaña.

Si Barack Obama fue el rey de los correos electrónicos y la web 2.0 en la campaña electoral del 2008 y 2012, Trump se erigió en el magnate de las redes sociales, capaz de sacudir las noticias y a  los medios tradicionales a base de tuits y parrafadas en Facebook.

Nada de The New York Times, CNN o The Washington Post para marcar tendencias reales de votación. El verdadero escenario electoral se dirimió en internet. No importó que 229 diarios norteamericanos y 131 semanarios llamaran a votar por Hillary Clinton.

Según el Pew Research Center, solo dos de cada diez estadounidenses adultos reciben hoy las noticias de los periódicos impresos. El 44% se informa a través de Facebook, con sus troles, sus bulos y sus no pocas falsas campañas.

Según informaciones de Facebook, 115,3 millones de usuarios de esa red social generaron 716,3 millones de publicaciones, comentarios y me gusta sobre las elecciones. Twitter, por su parte, dijo que registró más de 75 millones de tuits sobre las elecciones el 8 de noviembre, unas dos veces y media más que los que se contabilizaronn el día de las elecciones del 2012.

  • Bipartidismo es puro espejismo; hay un sólo partido del poder

La AFP brinda un dato esclarecedor: Donald Trump, el futuro presidente, fue demócrata hasta 1987, luego republicano (1987-1999), después transitó por el Partido de la Reforma (1999-2001), para regresar al Partido Demócrata (2001-2009) y llegar ahora como renovado Republicano hasta la mismísima Casa Blanca.

Con el paso de las horas se podrá seguir escarbando datos y sacando lecturas del resultado electoral en Estados Unidos. Por ahora, estas son algunas ilustrativas pinceladas. Nuestros lectores pueden animarse a compartir las suyas.

 

Anuncios

Archivado en: EE.UU, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tuitea conmigo @labayamesacuba

Galería de Imágenes

raul castro (3)

raul castro (2)

raul castro (1)

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: