La Bayamesa

Mambisa y Rebelde, heredera de la MUJER BAYAMESA que marcó la historia de Cuba

Fidel, el padre de la humanidad

Fidel Castro Ruz

Esta mañana de póstumo tributo al Fidel Castro Ruz, el invicto Líder de nuestra Revolución, varios cubanos han coincidido en considerarlo el padre no solo de todos los cubanos, sino de tantos en el mundo, a los cuales alcanzó su inmenso sentimiento solidario.

Y es que, aún sin un reglamento u orden oficial que así lo suscriba, miles de seres humanos en Cuba y el planeta, ya lo han declarado el Padre de la Humanidad.

Tal distinción, la ganó nuestro Comandante en Jefe, desde muchos años atrás, en 1960, cuando echó a andar a Cuba, por iniciativa propia, como ejemplo y pilar de solidaridad internacional.

Desde entonces, el país ha cooperado con cientos de naciones, a pesar de las barreras impuestas por el bloqueo tanto a nivel económico como en la esfera diplomática internacional. La constancia cubana es un hecho y prioriza áreas como Educación, Salud, emergencias en zonas de desastres naturales y conflictos armados.

La Revolución cubana no esperó su desarrollo económico y consolidación política para comenzar a brindar ayuda en el campo de la Salud, aun con el éxodo masivo de médicos que se produjo a partir de 1959, cuando contábamos con seis mil 286 profesionales y emigró el 50% de esta cifra.

El pensamiento internacionalista y solidario de Fidel Castro, fue rubricado cuando apenas la Revolución había caminado sus primeros tres años, en 1962, cuando él expresó:

“… Aún podemos hacer algo- aunque tenga sobre todo carácter simbólico más que otra cosa- para ayudar a otros países…por ejemplo tenemos el caso de Argelia… y.…conversando hoy con los estudiantes de medicina, les planteábamos que hacen falta 50 médicos voluntarios. Y estamos seguros de que esos voluntarios no faltarán…Hoy podemos mandar 50; dentro de 8 o 10 años no se sabe cuántos, y a nuestros pueblos hermanos podremos darles ayuda”

La primera ayuda médica cubana se envió a Chile, en 1960, una brigada para atender a los damnificados de un terremoto que afectó a ese país, y en 1963 partió otro equipo para prestar servicios a la población en Argelia, con lo cual se iniciaba la tradición nacional de auxiliar  a los damnificados por desastres naturales y a los países más necesitados.

Desde entonces Cuba, con la guía indiscutible de Fidel, ha concebido la colaboración internacional de una manera especial, sustentada en los principios de la Salud Pública cubana, que se basa en la unión de la asistencia, la docencia y la investigación, la gratuidad de los servicios, el acceso universal y el internacionalismo proletario.

Hasta el año 2008, por citar una etapa, nuestra   nación  había prestado colaboración médica en 107 países con un total de 134 mil 730 trabajadores de la Salud.

El Programa Integral de Salud iniciado en 1998, como consecuencia del daño causado por los Huracanes George y Mitch a Centroamérica, dio continuidad al principio de la solidaridad internacional en marcha desde los primeros años, y constituye un modelo perfectible de lo que puede ser la cooperación internacional, especialmente la cooperación Sur-Sur.

De 1970 a 1980 recibieron, entre otros, la colaboración cubana, Argelia, Angola, Etiopía y Nicaragua.

El derrumbe del campo socialista, con sus consabidas consecuencias,  potenció el surgimiento de una nueva modalidad de cooperación, la Asistencia Técnica Compensada o Contrato Directo; la esencia de la misma consistió en que se establecía un acuerdo, por el cual el médico contratado percibía una remuneración por los servicios que prestaba y por este concepto entraba al sistema un aporte que permitía mantener al resto de la colaboración médica, que debido a la situación económica que existía, el país no podía asumir.

Al final de los años de 1990 , por el impacto de eventos naturales en el área de Centroamérica y el Caribe (Huracanes George y Mitch) adquiere modificación todo lo que se realizaba hasta estos momentos, disminuye la modalidad de Misión Internacionalista, la Asistencia Técnica Compensada se reduce de forma paulatina y aparece el Programa Integral de Salud, el 3 de noviembre de 1998, el cual beneficia inicialmente a Centroamérica y el Caribe, y posteriormente se extiende hacia África y el Pacífico.

Para esa etapa se crea, además, la Escuela Latinoamericana de Medicina, como elemento básico de continuidad y sostenibilidad del citado programa, cuya esencia es el envío de brigadas médicas hacia lugares remotos, de difícil acceso, donde no había presencia de médicos nacionales y a los que solo se les proporciona un dinero de bolsillo para las necesidades básicas.

El impulso y desarrollo de la Revolución Bolivariana en Venezuela, propicia la aparición de la modalidad de programas especiales, este fue Barrio Adentro el 16 de abril del año 2003, modalidad más avanzada y completa en términos de servicios brindados dentro de un país, como expresión de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

Otro hecho significativo, es la creación del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve, el 25 de agosto del 2005, por iniciativa del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Este se organiza particularmente, en ocasión del huracán Katrina, que afectó a los territorios de Lousiana, Mississippi y Alabama en Estados Unidos y constituye un nuevo enfoque de la medicina de desastres, aunque a partir de 1960 ya Cuba brindaba esta colaboración ante desastres naturales (terremotos, huracanes, inundaciones, epidemias y erupciones volcánicas) a través de Brigadas Emergentes.

Hasta la fecha, 10 mil cooperantes cubanos integran el Contingente y más de cuatro mil de ellos ya cumplieron misiones en Guatemala, Pakistán, Bolivia, Indonesia, México, Perú y China, con importantes resultados en su trabajo.

Otro programa significativo que amplía las posibilidades y perspectivas de la ayuda cubana en el campo de la salud en el exterior es la Operación Milagro, que se inicia en el año 2004, cuando el 8 de julio llegan los primeros pacientes de Venezuela, el 22 de julio del 2005 se ofrece a 15 países del Caribe y el 15 de septiembre del 2005 se extiende a 12 países de América Latina.

Desde el nacimiento de ese proyecto y hasta enero del 2009, se realizaron más de millón y medio de intervenciones quirúrgicas a pacientes de 34 países, de estos más de 168 mil en Cuba y una cifra por encima del millón 250 mil en 51 centros oftalmológicos instalados por Cuba en 12 países.

Hoy existe colaboración medica en 76 países y más de 38 mil trabajadores de la Salud cumplen con esta responsabilidad.

El pensamiento solidario del máximo líder cubano, que cobró alta expresión en el apoyo a varios movimientos de liberación, alcanzó puntos culminantes en otros singulares programas como el de alfabetización, Yo sí puedo, el cual llevó la magia de la enseñanza a cientos y cientos de hermanos de otras naciones, que hoy también lo lloran, y desde lo más íntimo de sus corazones lo consideran su Padre.

 

Anuncios

Archivado en: Bayamo al día, Cuba, Granma, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Tuitea conmigo @labayamesacuba

Galería de Imágenes

A %d blogueros les gusta esto: